Si ellos pueden ¿Por qué tu no?

Una vez, quise aprender a surfear.  Recién, me había mudado a El Salvador, un país famoso por sus olas.  Mis amigos surfistas me animaban.

Además, me encanta esquiar y hacer windsurfing, así que realmente quería aprender a surfear.  Sabía que iba a hacer algo difícil, pero tenía toda la confianza en el mundo que podía hacerlo.

Pues, la primera vez que fui, después de casi una hora remando para llegar a la ola, llegué a la ola, e inmediatamente me sentí perdido.  Había colas de surfistas expertos.  Mi tabla torpe de principiante era por lo menos 3 veces más grande que sus tablas elegantes. Mientras yo luchaba para no caerme sentándome en mi tabla enorme, ellos estaban sentados bien relajados, viéndose cholos.

Ellos sabían exactamente cuales olas tomar.  Yo no tenía ni idea.  Tenían un sistema para decidir quién tenía derecho de paso.  De vez en cuando, me gritaban que saliera del camino.

Me sentí ridículo.  Pasé una media hora, flotando, enfocándome más en no molestar a los expertos que en aprender a surfear.  Y me di por vencido.

Fue un fracaso completo.  Y una lección importante.

Fracasé porque me dejé intimidar. 

Pues, tristemente eso es lo que le pasa a la mayoría de personas que comienzan en el gimnasio.

Van al gimnasio la primera vez, y en vez de aprender a hacer ejercicio, se sienten intimidados y avergonzados y se van.

Claro, cuando comienzas en el gimnasio,  probablemente no estás en buena forma.  No tienes los bíceps que tienen los otros tipos que aparentemente duermen en el gimnasio en sus camisetas sin mangas.   Tampoco tienes las nalgas de hierro que tienen las bellas en sus licras de Nike.  Quizá no tienes la ropa de gimnasio a la moda.  Probablemente, no vas a estar levantando una cantidad impresionante de peso.

Así que, es natural sentirte un poco intimidado por los tipos que mueven lo que parece ser toneladas de hierro con sus bíceps del tamaño de una sandía, mientras gruñen y platican de sus nuevos batidos de “whey protein isolate”.

Puede ser que la duda entre en tu mente.

¿Puedo usar esta máquina?  Quizá el tipo con los grandes bíceps está ocupándolo.

¿Estoy haciendo esto correctamente?  Esos tipos me están viendo raro.

Puya, nunca podría levantar tanto.  No tengo la genética para esto.

Quizá sería mejor que me fuera. Regreso cuando el gimnasio no esté tan lleno.

Y, así, te vas sin hacer casi nada.  Puede ser que no regreses.

O, aun peor, muchos novatos (casi siempre hombres) se sienten avergonzados al levantar pesas pequeñas y intentan hacer  mucho más que pueden.  Se lastiman y nunca regresan.

Pues, si te has sentido intimidado en el gimnasio, tengo una noticia increíblemente liberadora para ti:

Todos los tipos con las camisetas sin mangas fueron novatos, tan confundidos como tú.

Hay más:

Y es tan seguro como que dos más dos es cuatro que tú puedes llegar a su nivel.  

Literalmente, cada uno de ellos tuvo que aprender.  Comenzó sin saber nada.  Yo, por ejemplo, no llevo camiseta sin mangas, pero si pasé un año entero ambulando por el gimnasio viéndome perdido y haciendo los ejercicios de una forma incorrecta.  (¡Ojala que hubiera encontrado un buen coach antes!)

Y, lo bonito de fitness, es que si tu haces el esfuerzo y sigues un buen plan, es absolutamente seguro que tendrás éxito.  No es nada fácil seguir el plan—la vida cotidiana siempre nos interfiere y siempre podemos hacer excusas.  Pero, si sigues el plan, rápidamente, tú serás uno de los expertos.

Por otro lado, si te das por vencido porque estás intimidado, no tienes una esperanza.  Nunca estarás en forma.  Y será tu propia decisión.

Aquí tengo unos tips para comenzar:

1)   Haz un plan antes de llegar.  Investiga planes de ejercicio.  Lee blogs, o mucho mejor, un libro.  Busca videos en YouTube que demuestren los movimientos que quieres hacer.  Si valoras tu tiempo, considera comprar un paquete de información de una fuente en la cual confías. Si ya estás preparado, no te sentirás intimidado.

2)   Toma el tiempo necesario para practicar.  Si quieres levantar pesas (y sí deberías levantar pesas de una forma u otra), no puedes comenzar con toneladas.  Tienes que tomar el tiempo para practicar y perfeccionar los movimientos.  Para cada ejercicio importante, hay varios movimientos que puedes hacer para desarrollar la fortaleza y la flexibilidad necesaria.  Pasando un par de semanas haciendo esto, será una buena inversión de tiempo.  Un buen libro te puede ayudar con esto.   

3)   Enfócate en el largo plazo.  Tú quieres estar en forma para toda la vida.  (De lo contrario, vete a buscar otro sitio.)  Así que, toma tu tiempo y avanza lentamente. 

4)   No confies en los consejos que te den en el gimnasio.  Aun los tipos con musculos grandes, aun muchos de los entrenadores en gimnasios, no saben mucho de cómo ponerse en forma.  La gran mayoría de ellos simplemente repiten lo que alguien les dijo hace años.  No saben de los avances científicos recientes y, la verdad es que su información probablemente estaba equivocada hace años.  Si has investigado bien tu programa, no tienes que hacerles caso.  (Lee sobre los Mitos Comunes de Fitness)

5)   Recuerda que todos comenzaron donde tú estás ahora mismo.

Será algo duro, pero lo puedes hacer.  Todos pueden.  Solamente tienes que sobrepasar la vergüenza fugaz y estarás en un buen camino.

Dinos abajo como te sentiste la primera vez que fuiste al gimnasio.

Deja un comentario (7 comentarios )


  1. Maria
    4 años ago

    Bueno, igual me sentía ridícula, mi otras compañera feliz que podía hacer lo que el instructor le decía y yo no , pero regrese, estuve casi un mes. pero luego no tuve dinero para pagar, pero también no me orientaban que debía de hacer, pues por artritis no podía hacer todo lo que me ponía hacer y siempre he tenido sobrepeso, tomo esteroides.


  2. lady
    4 años ago

    buen día. yo me sentí emocionada de saber que iba a hacer ejercicio pero cuando quise empezar me di cuenta que había gente que sabia mucho y trabajaba mas rápido y fuerte que yo y me dio vergüenza porque sentí que no era apta para estar en un gimnasio


    • Rob
      4 años ago

      Hey Lady! Es muy comun este sentimiento. Cuando yo empece a entrenar, tambien sentia lo mismo. Lo que tienes que reconocer es que tienes el mismo derecho de estar ahi que cualquier otra persona. No importa que tan fuerte o experimentada estes. Y no importa lo que piensa lo demas. De ellos no se trata.


  3. Miguel
    4 años ago

    estoy agradecido por sus enseñanzas yo estoy pasando por esa situacion, y esto me ha ayudado muchisimo
    gracias


    • Rob
      4 años ago

      Excelente Miguel! Es nuestro placer ayudarte.


  4. JOSE FRANCISCO DE LEON
    4 años ago

    TODO ES POSIBLE PARA LOS QUE CREEMOS. YO PUEDO SER MEJOR CADA DIA.


  5. Dixania
    4 años ago

    Excelentes comentarios!!! Efectivamente al comenzar mi interés por hacer ejercicio los pensamientos no siempre me ayudado y no han sido positivos. Hay que persistir

Miembros de HIT-15 Para Ella

Para ir al sitio privado para miembros de HIT-15 Para Ella, haz clic aquí

First Name * Email *

Únete a la comunidad…

En Pinterest...

Fitness Bien Pensado

Y en Facebook

First Name * Email *