No Vayas en Contra de tu Naturaleza

Durante la última mitad del siglo, a pesar de los supuestos avances científicos en nutrición y medicina, nos hemos vuelto tremendamente gordos. La mayoría de adultos no pueden ni siquiera realizar actividades físicas rutinarias. La mayoría de nosotros sufrimos de algún grado de dolor crónico o movilidad limitada que empieza cuando tenemos 40 e incluso 30 años.  Una gran mayoría nos sentimos profundamente inseguros sobre nuestros cuerpos y odiamos el reflejo que vemos en el espejo. Sí, esta es una situación muy penosa.

Mucha de la culpa cae sobre lo que comemos, y una mejor dieta seguramente ayudaria. El resto, tiene que ver con el hecho de que no hacemos ejercicio. Pasamos de estar en nuestras camas a sentarnos en nuestros autos, a permanecer en nuestros escritorios para luego deslizarnos en nuestro sofá y finalizar en nuestras camas de nuevo, con descansos regulares para sentarnos a la mesa y comer. De hecho, las personas que realmente se ejercitan con regularidad son apenas una pequeña minoría de la población. Esto es tan increíble considerando lo contrario que es este comportamiento  para nuestro estado natural. Esto no es para lo que estamos diseñados y con razón nos arruina la vida.

Todo animal, incluyendo a los seres humanos, ha evolucionado en un estado natural particular. Los guepardos, por ejemplo, son profesionales atrapando antílopes en la sabana africana. Si sacamos a ese guepardo de su estado natural y lo obligamos a que atrape peces vivos en un lago, obviamente afectaría de forma negativa su salud y su felicidad. Aunque es difícil de imaginar, nosotros mismos hemos  hecho algo similar a nuestros cuerpos y vamos contra nuestro estado natural, con resultados que también nos afectan.

Nuestras especies han evolucionado durante millones de años para poder sobrevivir en duros ambientes.  Durante un tiempo en la historia de la humanidad, la supervivencia estaba ligada a realizar actividades físicas difíciles a diario. Ya sea caminar distancias largas o terrenos tumultuosos para obtener comida y agua, trepar árboles para alcanzar frutos, cazar diferentes tipos de animales, construir refugios o huir de los ataques de un tigre colmillos de sable, cada día de nuestros antepasados requería de una competencia física.  Nuestros cuerpos se adaptaron de tal forma que su estado natural y saludable dependiera de la actividad física.

Hoy en día, con el auge de las economías industriales y técnicas agricultoras ultra productivas, la necesidad de estar activos ha desaparecido. Sin embargo, esta reciente etapa en la que podemos sobrevivir mientras vivimos una vida sedentaria no cambia los millones de años de evolución. Es evidente, entonces, la razón por la que la mayoría nos hemos convertido en estos seres tan débiles, poco saludables, con constantes dolores y deprimidos. Cualquier variación a nuestro estado natural indudablemente termina en enfermedades, tristeza, degeneración, atrofia y, por último, una muerte prematura.

Nuestros ancestros nunca tuvieron que preocuparse para asegurarse de que estaban haciendo suficiente ejercicio porque estaban obligados a hacerlo para sobrevivir. No había nada parecido a un holgazán adicto a la T.V. prehistórico, porque, aparte de que los televisores todavía no exixtían, cualquiera que no estuviera moviéndose moriría de hambre, de frío o sería devorado por algún tipo de león prehistórico.

Ahora que ya no estamos obligados a realizar actividades físicas fuertes para sobrevivir, debemos simular estas actividades usando los mejores métodos que estén a nuestra disposición, mismo tiempo que llevamos todas nuestras otras responsabilidades.  Debido a que es imposible que pasemos todo el día realizando actividad física como hacían nuestros ancestros, la eficiencia y efectividad de nuestro programa  de ejercicios debe ser crítica. Debemos trabajar de tal manera que esas pocas horas por semana que en las que podemos realizar ejercicios sean suficientes para que nos convirtamos en personas fuertes, con un excelente físico y saludables.

Entonces, ¿qué significa todo esto? Bueno, para empezar, necesitas cambiar tu actitud hacia el ejercicio. No es algo que haces a veces solamente por propósitos estéticos. No es algo que sea, de ninguna manera, opcional. El hecho es que , si no estás ejercitándote, estás yendo en contra de millones de años de evolución. Ir en contra de la naturaleza siempre resulta en efectos negativos.

Ahora, en ningun momento digo que deberias de abandonar tu casa comoda y empezar la vida migratoria de un cazador y recolector. Pero lo que si te digo es que hay que buscar una manera de conseguir ejercicio regular. Aplicando estrategias eficientes, aun la persona mas ocupada puede hallar el tiempo para hacerlo.

Y, si te dudas que puedes hacer ejercicio con regularidad, solo recuerda: literalmente te naciste para ello. Es tu naturaleza.

 

 

Deja un comentario (2 comentarios )


  1. Josue
    4 años ago

    Es increíble, pero cierto. El problema que yo tengo es el tiempo y que además ya estoy padeciendo problemas severos de articulaciones. Qué purdo hacer?


  2. sandy
    4 años ago

    si la verdad yo tambien no hago ejercicios y ya tengo problemas con la circulacion se me inchan las piernas o creo q estoy reteniendo liquidos que puedo hacer ayudenme

Miembros de HIT-15 Para Ella

Para ir al sitio privado para miembros de HIT-15 Para Ella, haz clic aquí

First Name * Email *

Únete a la comunidad…

En Pinterest...

Fitness Bien Pensado

Y en Facebook

First Name * Email *